MIL VECES GRACIAS

21:11



En 1991 Colo colo fue campeón de américa a nivel de clubes, no recuerdo nada, tan sólo tenía 3 años, pero si recuerdo que he sido hincha del más grande desde que tengo uso de razón. Más que ser hincha de un club deportivo, debo admitir que me gusta mucho el fútbol, lo que genera, las vibras y energías que entrega, las vibras del fútbol mueven mucho y quizás es eso lo que más me gusta, ver como un partido es capaz de dejar las calles vacías y escuchar en una sola voz la palabra Gol.

La pasión del fútbol fue claramente heredada, pero no impuesta. Mi tata fue del colo, mi Papá es del Colo, mi hermana y yo somos del colo y pretendo que mis hijos lo sean, quiero heredar los domingos en las tardes todos juntos viendo el deporte que más entrega genera, quiero heredar la pasión de estar con un equipo en las buenas y en las malas, porque nosotros somos Chilenos y sabemos más de malas que de buenas, acostumbrados al casi casi o al "jugamos como nunca, perdimos como siempre" Sabemos lo que es empezar de cero 3 hasta 4 veces, sabemos lo que cuesta tener lo poco tenemos, en una sociedad donde te cagan por todos lados, donde nadie te asegura nada, donde el propio Estado que debería cuidarte la espalda es la que te la apuñala y es la que te deja en pelota. Sí, es verdad a nivel social estamos más que recagados, no tenemos educación ni mucho menos salud. Chile a nivel político nos ha fallado y quizás nos duele y recordamos más el palo de pinilla a que somos gobernados por avaros mediocres.

Vivimos en un país cagado de miedo, porque estamos acostumbrados a el, vivimos en medio del miedo y cuando uno es capaz de abrirnos los ojos, por miedo no lo seguimos, porque como bien dije estamos acostumbrados y el cambio nos da pavor, pero el sábado una selección nos dio clases de no tener miedo al miedo.

Quizás muchos tenían miedo a enfrentar a Argentina, no por el equipo si no que por la historia, pero más que miedo había esperanza, había fe de que todo podía cambiar y así fue. El sábado 4 de julio de 2015 por fin vencimos el miedo, el miedo a la suerte argentina, el miedo a no lograr nada, el puto miedo a seguir siendo el Chile con cero logros en el fútbol.

Pertenezco a una familia futbolera, de cábalas, de esas que los partidos de la selección se ven en familia y no de salir a webear, porque las ansias no dan para baños públicos, si no que para la comodidad de tu casa. 

Empezamos a ver la Copa con mucha fe de que esta era la revancha, de que ahora sí la mejor generación iba a lograr un título, claro que el accidente de Vidal pudo haber mandado todo a la mierda, pero todo se fue dando, le ganamos a Uruguay, perdimos un jugador, la defensa con Perú nos hizo dudar un poco de la efectividad del equipo para poder jugar contra el Subcampeón del mundo, pero todo cambio.

Ese sábado, estábamos en familia, ansiosos esperando a que se escribiera una nueva historia, esa historia donde Chile era campeón. Cada minuto era interminable, me quedé sin uñas, me fume lo que fumo en un mes, pero estaba con una tranquilidad extraña. Di María se fue lesionado y pensé "esta es de nosotros, no puede estar más claro" y así fue. Lo raro fue no haber sufrido en los penales, lo raro fue que el error no lo cometimos nosotros si no que ellos, lo raro fue que al momento de que Wilmar tocó el pito, dando inicio al partido, el miedo se cambio de camiseta al equipo contrario. El miedo Vestía camiseta Argentina.

Lloré y no lo podía creer, siempre quise ver a Chile campeón, estar viva para verlo, celebrarlo y mejor aun con Argentina. Sí, no lo niego, quería que pasará Paraguay, pero con Argentina este triunfo se sintió doble, porque le ganamos a un equipo que supuestamente tiene a los mejores jugadores del mundo. Lionel Messi sin duda merece ganar algo, lo ha ganado todo a nivel de clubes, pero no de selección. Chile también merecía ganar algo, porque más que tener individualidades, tiene un equipo que no juega para uno, juega en equipo y creo que esa es la mayor diferencia entre Argentina y Chile, un equipo merece mucho más que una individualidad.

Recuerdo que con el accidente de Vidal, muchos dijeron que no había que idolatrar a futbolistas, pero yo no creo en eso. Yo creo que un futbolista si puede ser ídolo y me gustaría mucho que si fuera mama mi hijo idolatrara a un futbolista como Vidal, mejor aun a un futbolista como Gary.

Porque ellos mas que nadie nos han enseñado que ganarle a la vida y darlo todo por un país es la mejor satisfacción que uno puede tener, que la simpleza y chispeza de ser único es más grande que tener 14 copas, prefiero tener un ídolo que es capaz de pedir perdón cuando sabe que la cago, que no tiene miedo a llorar ni mucho menos a caer, prefiero a un ídolo que es capaz de arriesgar su propia carrera para darle felicidad a un pueblo que sólo sabe de desgracias. Prefiero a un ídolo que si no le funciona esta vez, la próxima vez lo hará mejor hasta lograr el cometido, prefiero un ídolo que no sabe de miedos, de miedo a caer, a perder, a fracasar. Prefiero un ídolo con falencias, lo prefiero humano, prefiero saber que ese ídolo quiere lo mismo que yo, y por supuesto me aseguraré de que mis hijos sepan quien fue Gary Medel, el patrón de la defensa, quiero que sepan del Rey Arturo y de como dio vuelta una situación casi catastrófica en un triunfo memorable o de Valdivia que después de varios porrazos ha aprendido, quiero que sepan de Bravo, Diaz, Aranguiz, Mena, Beausejour, Vargas, Pinilla, Fernandez, Pizarro y los 23 seleccionados que sacaron a mi País Campeón de América. 

Quiero que sepan que con esfuerzo y ganas sí se puede lograr y que nada esta escrito, que el destino lo forma uno y que cuando uno lo da todo, la recompensa sí llega, que el mundo es redondo y que la vida te da revanchas, quiero que sepan de las segundas oportunidades y hasta terceras que lo importante es saber aprovecharlas y cuando lo hagamos hay que entregarlo todo.

Quiero darle las gracias a todos ellos que han dado un tesoro a recordar, que cuando sea vieja diga "te acordai cuando Chile salió campeón por primera vez?", que Dios me de memoria para recordar como me sentí en el momento en que Alexis metió el penal, que me de la garra y la fuerza para luchar por lo que quiero como ellos lo hicieron, porque para mi son un ejemplo a seguir. Gracias chiquillos, no saben cuanto lo agradezco. 

Gracias mil veces y Alexis, aunque el fútbol ha sido un poco injusto hasta el momento, ya llegará tu revancha.
 

Disfruten y no olviden seguirme en:

Sígueme en Twitter dame un like Siguenos en tumblr Síguenos en instagram Siguenos en Pinterest suscribete a mi canal Escríbeme

¡Gracias!

You Might Also Like

0 Tienen Estrellitas

¿De donde son?

free counters

Subscribe