Iquique Glorioso Parte II

13:27



Siguiendo con el resumen de mi tan anheladas vacaciones en Iquique les cuento que después de haber caminado tanto y la insolación de mi hermana y mamá, llegamos a Paseo Patrimonial Baquedano, que es realmente hermoso, las veredas son de madera y todo, como buen patrimonio, se matiene como tal, cada uno de los edificios son oficinas de cultura o relacionados con el turismo.














En el Pase Baquedano habían muchos lugares para comer y muchas ferias artesanales, justo al medio del paseo había una mini feria de  antigüedades, donde vendían revistas vintage y el puesto que más me llamó la atención fue el de los prendedores, eran muy bonitos y me los quería llevar todos conmigo, pero eran 'sólo' un poco caro.

En las ferias artesanales se podían encontrar varias prendas nortinas, pero lo que me mató fue un gorro gigante de piel, que claro que en ese clima no me lo pondría y no sé si acá en Viña hace el suficiente frio como para ocuparlo. Lo amé.





Después de recorrer tanto estabamos chatos y lo unico que queríamos era comer y tomar algo, la verdad es que habían muchos locales donde comer y la selección se hizo muy díficil, habian unos que ofrecían comida típica mientras que otros ceviches, pasteles de jaiva, etc, con mi hermana nos dejamos llevar por la comida italiana y una entrada de palta con atún, lamentablemente no quedaba casí nada de lo que salía en el menú pero nos llevamos la sorpresa de que quedaba 'causa limeña', no teníamos idea lo que era y como estabamos de vacaciones era tiempo de conocer nuevas cosas, así que lo pedimos junto con un arroz chaufan y escalopa kayser.


La causa limeña era como una especie de pastel de papa con una pasta de atun con cebolla, era realmente deliciosa y valió totalmente la pena.



En la plaza del centro había un señor con un camioncito y en su carro una ciudad hecha a escala por él, tenía motores, luces, personas, agua, de todo lo que una ciudad puede tener.



 Después de Baquedano nos devolvimos al hotel a descansar un rato. En la mañana cuando habíamos empezado la caminata enorme una señora del local de jabones naturales nos invito a ir a la feria tambo andino que justamente ese día era el último día, nos conto que era una feria de los pueblos de la región que bajaban a Iquique con sus comidas y culturas. Había mucha comida en base a quinoa, pasteles, pan, etc.




También me compre una crema en base a Aloe Vera que me ayudara con mi peil y psoriasis, hasta el momento me ha hidratado mucho la piel y en realidad me ha servido de maravilla. 

Para rematar la noche terminamos en el Casino Dreams de Iquique donde la suerte de principiante no me acompaño para nada y perdí todo y para consolarme mi mamá me dijo que estaba llena de amor.......Cri Cri Cri.




Continuará.....




You Might Also Like

0 Tienen Estrellitas

¿De donde son?

free counters

Subscribe